La jornada académica, realizada el 26 de abril, en el Centro de Investigación y Capacitación de la Procuraduría de la Administración, con motivo de la celebración del Cuadragésimo aniversario de la creación de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), culminó con  la realización del panel multidisciplinario titulado “Protección de los Pueblos Indígenas y Derechos humanos de las mujeres”, integrado por los especialistas nacionales e internacionales, Mgtr. María Gabriela Pacheco Arias, jefa de la Unidad de cumplimiento de sentencias de la CIDH; el  Dr. Constantino Riquelme, la Mgtr. Toribia Venado Venado, y como moderador, el Mgtr. Alonso Illueca.

El Dr. Riquelme, se refirió a los derechos de la mujer y pueblos indígenas, por ser sujetos del derecho internacional, consignados en sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y, recogidos en la Declaración Americana sobre el derecho de los pueblos indígenas,  y la importancia de que los Estados den cumplimiento a los mismos.

Por su parte, Gabriela Pacheco se refirió a la protección de los derechos humanos de las mujeres y la perspectiva de género, para alcanzar tal protección.  Y en ese sentido, hizo referencia a la prohibición de la violencia contra la mujer, en el trabajo, en el hogar, en la sociedad, consignadas en los tratados y la obligación de los Estado por eliminar todos los estereotipos que van en contra del derecho a la dignidad de la mujer, que por su género requiere de tratos diferenciados que la justicia internacional debe garantizar. Destacó, el desconocimiento que también se da, en perjuicio de la mujer, del derecho a la propiedad.

La magíster Toribia Venado, ex Ministra de gobierno, destacó que los pueblos indígenas deben gozar de los mismos derechos por ser persona humana, pero las investigaciones han demostrado que esta premisa no se corresponde con las políticas de Estado.  Por ejemplo, la educación, la salud, se constituyes en un derecho inaccesible para estos grupos humanos, por las condiciones de vida.  En cuanto al acceso a la justicia de parte de la mujer en las zonas indígenas, es otra deuda importante del Estado, no solo  para dar cumplimiento a la Convención sobre los Derechos Humanos de las Mujeres y Pueblos Indígenas, sino como gestor de políticas públicas.  En esa materia, el Estado panameño se ha quedado a la zaga en perjuicio de los nacionales.

El Magíster Illueca, moderador del Panel, cerró la jornada, señalando alguna jurisprudencia  de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre demandas de pueblos indígenas, entre ellos: El caso de Awas Tingni vs Nicaragua, en el que se reconoció el derecho de los pueblos;  el caso del pueblo Saramaka vs Zurinam y, en Panamá, el de la  comunidad Kuna de Madugandi y Emberá de Bayano contra Panamá, del año 2014, por el derecho de la propiedad colectiva, sentencia que aún no se le ha dado cumplimiento.

En cuanto a los derechos de las mujeres, se refirió al reciente debate en las Naciones Unidas, para destacar la importancia de esta materia en el derecho internacional que, pese a que los tratados establecen la no discriminación, ésta se sigue dando, directa e indirectamente, afectando el goce de los derechos que por ser persona le son propios.

Sin lugar a dudas, dijo el magíster Illueca, como Estado y sociedad, tenemos aún una  tarea pendiente: reconocer los derechos de todos los grupos humanos.

Cerrar menú